Juvéderm®

En la actualidad el ácido hialurónico es el único material de relleno sintético que puede emplearse con seguridad para el tratamiento de rejuvenecimiento facial no quirúrgico.

El ácido hialurónico es una sustancia producida naturalmente por el organismo, presente principalmente en la piel. Su función es la de retener agua, aportando hidratación y volumen. Con el proceso de envejecimiento, esta sustancia se degrada y el organismo disminuye su capacidad de reponerla. El resultado es la pérdida de volumen y contorno además de la aparición de arrugas estáticas que dan al rostro una apariencia envejecida y cansada.

El ácido hialurónico es un gel cristalino que se inyecta en la piel en pequeñas cantidades para restaurar el volumen y la estructura. Este compuesto es similar al propio ácido hialurónico de nuestro cuerpo, por lo tanto no genera reacciones.

Se utiliza para regresar el volumen perdido en el rostro, que sucede por diversos factores, siendo el más común la edad. Se emplea también para redefinir contornos faciales, mejorando el volumen y la apariencia de áreas como los labios, los pómulos o el mentón.

Los sitios tratados con mayor frecuencia son los surcos que se marcan en la región del entrecejo, los surcos localizados a los lados de la nariz y boca (surcos nasogenianos), labios, pómulos, mentón y también en cicatrices faciales hundidas.

La aplicación se hace en consultorio, es un tratamiento rápido y no doloroso, los resultados son inmediatos, no son permanentes, pero se pueden repetir inyecciones de mantenimiento, la duración aproximada del tratamiento es de un año o año y medio, dependiendo el tipo de producto.

Los tratamientos son “confeccionados” a sus necesidades y los resultados se pueden apreciar instantáneamente. Es un tratamiento de belleza natural que no afecta la expresión o el movimiento facial.

Es común junto con la aplicación de ácido hialurónico la aplicación de otros tratamientos para obtener un beneficio extra en el rejuvenecimiento de la piel del rostro, uno de estos es la aplicación de toxina botulinica. El objetivo del tratamiento es trabajar sobre el rostro de manera integral, actuando simultáneamente en las múltiples señales de envejecimiento con el fin de atenuar las arrugas estáticas y dinámicas, redefinir contornos y reponer el volumen facial para ofrecer al paciente una apariencia más natural, rejuvenecida, duradera y altamente satisfactoria.

Este tratamiento está totalmente en línea con las nuevas tendencias de rejuvenecimiento facial, ya que actúa con un enfoque global y tridimensional que considera las 3R’s del rejuvenecimiento facial: Relajación muscular, Redefinición de contornos, tratamiento de arrugas estáticas y Reposición del volumen de áreas alteradas por el proceso de envejecimiento facial.

La viabilidad y resultados satisfactorios obtenidos con estos procedimientos, que pueden realizarse en consultorio médico con un periodo de recuperación mínimo, ha colocado a los tratamientos con ácido hialurónico y toxina botulinica como los preferidos por los usuarios. Desde hace más de una década ocupan los dos primeros lugares de preferencia en tratamientos temporales no invasivos de rejuvenecimiento facial.

El ácido hialurónico ofrece las siguientes variedades de producto, enfocados para distintos problemas y con los siguientes beneficios:

1.-.- Para aumento de volumen en labios o surcos finos, tiene un tiempo de duración reportado de un año.
2.-.- Se utiliza para relleno de surcos de profundidad intermedia, los sitios más comunes de utilización son el área del entrecejo y los surcos ubicados a los lados de la nariz y la boca, tiene un tiempo de duración reportado de un año.
3.-.- Para regresar volumen perdido a las áreas con surcos profundos, o áreas donde haga falta volumen, los sitios más comunes de utilización son las áreas de los pómulos, el mentón, y los surcos nasogenianos (ubicados de la nariz a la boca), tiene un tiempo de duración reportado de un año y medio.

Aplicación y cuidados

Antes de un tratamiento con ácido hialurónico se realiza una consulta con el paciente, con la finalidad de explicar el procedimiento con exactitud, informar sobre posibles riesgos y efectos secundarios, describir las perspectivas de éxito, aclarar dudas, o dado el caso indicar tratamientos alternativos.

La aplicación de ácido hialurónico se realiza en consultorio, de acuerdo a la planificación basada en los deseos y necesidades de cada paciente.

Para realizar el tratamiento, se aplican pequeñas cantidades del producto. Se utilizan inyecciones con aguja muy delgada, en los sitios donde se ubican las líneas de expresión, las áreas con surcos muy profundos o en los sitios en donde se desea el aumento de volumen, por ejemplo: labios, pómulos o mentón.

El paciente puede notar una pequeña molestia durante la aplicación que suele definirse como leve escozor. La molestia es muy ligera.

La aplicación lleva en promedio aproximadamente unos cinco a diez minutos.

Se pueden reanudar inmediatamente las tareas habituales, trabajo, encuentros sociales, etc.

Recomendamos no llevar maquillaje el día del tratamiento, o bien, se debe retirar antes de comenzar, en el caso de pacientes muy sensibles al dolor recomendamos la aplicación de una crema anestésica llamada EMLA® desde una hora y media antes de su cita, debe aplicarse una capa fina en las áreas a tratar y repetir la aplicación cada 25 minutos.

Los cuidados después de la aplicación son mínimos: en las horas posteriores hay que evitar frotarse la cara, para que el producto inyectado no se difunda hacia zonas no deseadas. Se recomienda también no hacer ejercicio el día de la aplicación. Al siguiente día todas las actividades son normales.

Se puede comer y conducir, antes y después del tratamiento. Simplemente no debe tomarse aspirina, ni otras medicaciones analgésicas desde una semana antes.

No debe emplearse en mujeres embarazadas, en personas alérgicas al producto y tampoco debe utilizarse en zonas infectadas.

El resultado será evidente de manera inmediata al tratamiento.

Riesgos.

Los de cualquier inyección, fundamentalmente un riesgo mínimo de alergia. Rara vez, se produce un pequeño hematoma en la zona de inyección u hormigueo en la zona tratada. Todas estas alteraciones son pasajeras y totalmente reversibles.  El ácido hialurónico ha venido empleándose con diversas indicaciones desde hace muchos años y ha sido aplicado a millones de personas sin que se hayan demostrado efectos secundarios relevantes.

Costos.

En cirugía plástica no existen costos establecidos, el costo de el tratamiento con ácido hialurónico varia en función de: la zona o zonas a tratar, la cantidad de producto a utilizar, la marca del ácido hialurónico, no todos los casos son iguales por lo tanto se diseñan tratamientos de forma individualizada.

Si desea conocer costos específicos de su caso en particular, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Le invitamos a agendar una consulta es la mejor manera de despejar todas las dudas. Puede también contactarnos via mail, proporcionándonos detalles o imágenes de su caso, para recibir información.

De manera frecuente tenemos promociones en la aplicación de rellenos faciales de acido hialurónico y también en la aplicación de toxina botulinica ¡aproveche la oportunidad !.

Un consejo muy importante: si usted no dispone de un presupuesto que se adapte a sus necesidades, espere un poco más, pero por ningún motivo vaya a tomar ninguna decisión en función de precios.

Tenga precaución cuando le ofrezcan precios muy bajos, ya que esto implica la reducción en la calidad del tratamiento o el producto que le será aplicado.

Antes y Después